Registro a Zona de Descarga


La Biblia es una compilación de lo que en un principio eran escrituras separadas (llamados "libros"), escritos primero en hebreo, arameo y griego durante un largo periodo de tiempo y después unidos para formar el Tanaj (Antiguo Testamento para los cristianos) y luego el Nuevo Testamento.

La Biblia fue escrita en aproximadamente 1000 años (900 a. C. - 100 d. C.). Los textos más antiguos se encuentran en el Libro de los Jueces ("Canto de Débora") y en las denominadas fuentes "E" y "J" de la Torá o Pentateuco, que son datadas en la época de los dos reinos (siglos X a VIII a. C.).

El libro completo más antiguo, el de Oseas es también de la misma época. El pueblo judío identifica a la Biblia con el Tanaj (no consintiéndose bajo ningún concepto el término Antiguo Testamento) y no acepta la validez del llamado Nuevo Testamento, reconociéndose como texto sagrado únicamente al Tanaj.

La Biblia cristiana que conocemos hoy, fue ensamblada por primera vez en el Concilio de Hipona en el año 393 de nuestra era. Dicho cánon de 73 libros (46 pertenecientes al llamado Antiguo Testamento, incluyendo 7 libros llamados actualmente deuterocanónicos por la Iglesia Católica (apócrifos por la Iglesia Evangélica): Tobías, Judit, I Macabeos, II Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico y Baruc- que no son reconocidos por el cánon judío ni valorados como canónicos por el protestantismo (Iglesia Evangélica), y 27 al Nuevo Testamento) fue confirmado en el Concilio de Cartago en el año 397 y  confirmado por decreto en la cuarta sesión del Concilio de Trento del 8 de abril de 1546 (este último válido sólo para los católicos romanos).

El Antiguo Testamento narra principalmente la historia de los hebreos y sus leyes; mientras que, el Nuevo Testamento la vida, muerte y resurrección de Jesús, su doctrina y la historia de los primeros cristianos.

El Nuevo Testamento fue escrito en lengua griega koiné. En él se cita con frecuencia al Antiguo Testamento de la versión de los Setenta, traducción al griego del Antiguo Testamento realizada en Alejandría en el siglo III a. C. Lo que se denomina el Cánon Alejandrino.

La Biblia es para creyentes, la palabra de Dios,  por ser indudable para estos su inspiración divina.

Es un libro eminentemente espiritual y habla sobre la historia de la humanidad, su creación, su caída en el pecado y su salvación, que muestra a Dios, El Creador del Universo,  la forma en que se ha relacionado, relaciona y relacionará con el ser humano. De igual forma, la Biblia expone los atributos y el carácter de Dios.

Para dichos creyentes, la Biblia es la principal fuente de Fé y doctrina en JesuCristo.

En el siglo XVI los diferentes movimientos de la Reforma Protestante comenzaron a experimentar un alto desgaste en discusiones filosóficas y a separarse unos de otros; para menguar este problema se definió el principio llamado "sola escritura", que significa que solamente la Biblia puede ser considerada fuente de doctrina cristiana.

Para la Iglesia Católica Romana, además de las Escrituras también son fuente doctrinal la tradición y las enseñanzas de los Padres de la Iglesia (discípulos de los  Apóstoles).

Esta divergencia entre cristianos se agravó al definir los Católicos,  la infalibilidad del Papa, es decir, su supuesta autoridad absoluta en la doctrina cristiana por ser considerado por la Iglesia Católica sucesor de Pedro y único heredero del Trono del apóstol, al haber recibido éste del Señor la promesa de poseer las "llaves del Reino de los Cielos".

Mientras que los cristianos evangélicos rechazan esta aseveración y consideran como cabeza única de la iglesia a Jesucristo el Hijo de Dios.

Para ambas partes esta gran diferencia ya no es considerada tan solo en términos filosóficos o religiosos sino conforme a la palabra de Dios contenida en la Biblia.

Para Judíos Ortodoxos,  el Nuevo Testamento no tiene validez. El rabínico considera como fuente de doctrina el Talmud, mientras los Caraítas defienden desde el siglo VIII el Tanaj como única fuente de fé.